Se ha producido un error en este gadget.

Bienvenido nuevo lector !!!!

Quizás no sea de su incumbencia la problemática del menor, en adelante, niño; entonces sugerimos que no siga porque se trata de problemas técnicos e institucionales...
Pero si está interesado en conocer un poco más de la "cosa pública" en vista a políticas para las "próximas generaciones" y como funciona a partir de casos reales (personas físicas, entes jurídicos) sugerimos cualquiera de las publicaciones.
Ojala pueda ayudarnos a difundir estos problemas en la "web 2.0" y a la población en general así, a partir de la difusión del conocimiento se pueda llegar a la tan preciada "transparencia institucional".

lunes, 6 de abril de 2009

¿Que tan segura es nuestra seguridad?


Desde nuestro espacio venimos abordando diferentes temas en cuanto a la problemática que encuentran las leyes 26061 y 13298, nacional y provincial respectivamente. En esta oportunidad queremos hacer mención de un tema que preocupa muchísimo a los padres de chicos que salen a divertirse en locales de esparcimiento nocturno, tanto en la provincia de Buenos Aires como así también en la ciudad autónoma del mismo nombre.

Desde hace ya bastante tiempo venimos escuchando acerca de las regulaciones que el Estado viene realizando en cuanto a la inscripción del personal de seguridad de locales de esparcimiento nocturno y podemos mencionar con evidencias concretas, por haber experimentado desde dentro, una precariedad notable y digna de considerar en esta cuestión. Pero… ¿Dónde se encuentran los funcionarios que se encargan de los controles a tal efecto?

En el año 2007 presentamos un informe al Ministerio del Interior de los jóvenes que teníamos a cargo, con todos los datos y presentando el lugar donde estábamos, no teniendo respuesta alguna salvo un correo electrónico que nuestro pedido había sido tomado. En el año 2008 presentamos una denuncia ante el Ministerio de Justicia Seguridad y Derechos Humanos, con la misma respuesta también en este caso… ¿Este año 2009 podemos hacer alguna presentación que pueda tomarse con la celeridad e importancia que corresponde?... ¿Ante quién?

Albert Einstein decía de las personas locas que eran aquellas que esperaban encontrar resultados diferentes repitiendo los mismos métodos. Es por ello que solo mencionaremos en este espacio virtual los hechos investigados y así no herir susceptibilidades, no correr riesgos en cuanto a nuestra integración física y no perjudicar intereses privados de personas tan dedicadas a nuestra seguridad.

La Noche: un problema de Todos

Ese era el título que el municipio de San Miguel propuso para un encuentro entre diferentes actores protagonistas de la actividad nocturna en el distrito como consecuencia de la escalada de violencia que sufre el distrito en el ámbito de la nocturnidad. Muy dignos expositores se reunieron para tal evento llegando a la conclusión sobre la responsabilidad paterna y de las organizaciones civiles, y en menor medida la del Estado y de las organizaciones privadas encargadas de cubrir mencionados eventos.

Nuestro foco de atención en esta ocasión esta dirigido al método que utilizan en la actualidad las empresas encargadas de proveer personal de seguridad a los eventos nocturnos, sus estrategias que desarrollaron para seguir desarrollando su actividad y la carencia del Estado a controlar estos espacios donde los apegos a la normativa vigente son escasos.

Como es de público conocimiento, las regulaciones difieren bastante en lo que respecta a si el local se encuentra establecido en la provincia o en la ciudad autónoma. Los empresarios al establecer su lugar de ejercicio de la actividad tienen distinto peso en el lugar donde se desempeñan habiendo con ello grandes “lagunas” jurídicas que son explotadas de diversa manera.

1) Buenos Aires: La Provincia

No podemos generalizar como es la situación en todos los partidos de la misma, pero podemos mencionar algunos rasgos característicos de las zonas que pudimos tener algún grado de acercamiento (conocemos la noche de Pilar, Tigre, La Matanza, Ituzaingo, José C. Paz y San Miguel). Las empresas de seguridad que ejercen en estos lugares no tienen un registro de las personas que se encargan de prevenir el normal desenvolvimiento nocturno y el trabajo a desarrollar es totalmente en negro. El entrenamiento en lo que respecta a normas de proceder y prevenir es de algunos pocos y la gran mayoría tiene escasa o nula preparación para tal profesión. El jornal que se les paga de de acuerdo a que tan “complejo” sea el desarrollo del evento (a modo de ejemplo podemos mencionar que no es lo mismo cubrir una bailanta que un boliche de música electrónica), que oscila entre los 45 pesos – jornal que se les paga en La Matanza- hasta 60 pesos –jornal que se les paga en San Miguel e Ituzaingo-.

Algunos lugares utilizan el gas pimienta para reducir a los revoltosos y muy pocas veces existe algún “ataque” de “patovicas” en banda. A la policía que ejerce como adicional se les paga 100 pesos y sólo se encuentra allí para cubrir los casos graves en los que tiene que llamar a algún móvil. En muy pocos establecimientos hay cobertura sanitaria y en muy pocos casos hay control de documentación.

2) Buenos Aires: La Ciudad

En este gran centro urbano coexisten dos metodologías diferentes enfocadas a explotar la legislación según el lugar de ejercicio. Por un lado están aquellas zonas “portuarias” donde la competencia no es la misma que las zonas “nacionales”. Si bien ambas legislaciones tienen leyes de “vanguardia” en cuanto a la regulación de la actividad, el proceder a la aplicación es bastante diferente. Al personal de seguridad en estas zonas se los dota de elementos acordes al ejercicio (intercomunicador, credencial de ejercicio y láser para identificar la zona o la persona que altera el normal desarrollo del evento). En cuanto al jornal, no dista mucho de lo que se le paga en la provincia (están entre los 50 y los 80 pesos el jornal).

Hasta aquí parece que la ciudad es un ejemplo a seguir pero este no es el caso, cuando hicimos mención acerca de la credencial para el ejercicio no destacamos algo que es de vital importancia: que los datos de la credencial tengan que concordar con los del portador de la misma.

Nuestra sorpresa fue mayor al saber que esta metodología se extendía en la mayoría de los lugares de esparcimiento. La correspondiente credencial consta de la empresa que ejerce el control de la misma, su habilitación, la tarea que desempeña el personal destacado, su número de legajo, su número de inscripción DGSSP; pero su nombre, apellido, número de documento no son los del portador, sino que es un papel donde se les pega la foto del que cubre ese jornal a la mencionada credencial y listo: a cumplir con su deber.

Conclusiones: ¿no se puede ganar plata haciendo las cosas bien?

Como ciudadanos debemos exigir conocer por lo menos a las personas que nos controlan, acceder a que preparación tienen para desempeñar dicho cargo y qué responsabilidades civiles y penales tienen al hacer uso del mismo. Pero, por lo que pudimos evidenciar, ni quienes lo ejercen tienen idea de tales atributos. Una de las causas evidentes es su escaso jornal, que no incentiva a tomar esta tarea con el grado de profesionalidad que corresponde; otra es el escaso interés de las personal que ejercen el poder de Estado en controlar estas medidas y un tercer factor fundamental es que la ciudadanía no ejerce presión a conocer las normas preventivas y obran luego que el accionar ha violado alguno de los derechos de sus hijos.

Desde el Club de la Colina proponemos siempre la apertura de la participación de la sociedad, siempre con un manejo transparente de la información (análisis estadísticos de los distritos de cuales son sus problemas sobresalientes en caso de la nocturnidad, organismos que están a cargo y responsables, y metodología de trabajo a realizar). En cuanto a las empresas que ejercen esta actividad que tengan una página en donde conste su misión y valores destacables de las mismas, una dirección de correo electrónico en donde el ciudadano pueda volcar ideas y sugerencias y algunas recomendaciones que puedan dar a los padres debido a su extensa experiencia en el ámbito de la nocturnidad.

La comunicación nos logró fusionar como sociedad y a través de la misma tenemos hoy que lograr fusionar a la familia. Es de responsabilidad de toda la sociedad darle a la familia la información que necesita y en la actualidad las nuevas herramientas ponen al alcance de la mayoría el acceso a datos pertinentes de algún tema específico. Tenemos que ser claros y sencillos, tenemos que enseñar a amar respetando la diversidad. La comunicación, como desde un principio, nos ayudó a globalizarnos, ahora, nos tiene que ayudar a familiarizarnos.

video